sábado, 30 de diciembre de 2017

LA NOCHE MÁS BUENA DEL AÑO, de Mary Ann Geeby

Mayra aparcó el coche, no muy cerca de la puerta principal. Aunque no había demasiados vehículos en el aparcamiento, no quería parecer más que nadie. Y colocarlo cerca de la entrada, le daba la sensación de que llevaba esa connotación.
Faltaban pocos minutos para la cena de Nochebuena, pero Javier le había dicho que no debía llegar muy tarde. A pesar de que la mansión era enorme, tendrían que acomodar a todos los invitados. También era cierto que había confirmado su asistencia, con lo que se suponía que ya le habían asignado uno de los cuartos. Por el mismo anfitrión, sabía que ocuparía la número 46, en la planta más alta del edificio.
Cuando hacía unos días recibió la invitación de Javier, dudó demasiado si era adecuado aceptar tal sugerencia. Al quitar la llave del contacto recordó el montón de “peros” que había objetado. ¿Cómo iba a pasar la Nochebuena rodeada de extraños? Son fiestas que siempre se pasan en familia. Al menos en su caso, así había sido hasta el año anterior, en el que estuvo sola en una noche tan especial.
Puta noche en la que sólo había habido lágrimas y champán francés.
Mayra se había quedado completamente sola, después del fallecimiento de sus padres en un accidente de tráfico. Su hermano Dani vivía en Alemania con su preciosa familia y no era factible viajar a España. Quedaron en que ella viajaría para fin de año, pero al final no tuvo suficiente dinero y ninguna gana.
En esta ocasión y, aunque durante todo el año había contemplado la idea de ir a casa de su hermano a celebrar la Navidad, lo cierto fue que la propuesta de Dani no llegó. De modo que técnicamente, si viajaba al país teutón, sería una auto-invitación. En la mente de Mayra no cabía esta posibilidad, de ninguna de las maneras. Así pues, cuando Javi le había propuesto pasar la Nochebuena con él, todos sus proyectos e ideas preconcebidas, cambiaron radicalmente.
El chico le gustaba mucho. ¡Qué coño, la volvía loca! Desde hacía tres meses, cada cita con él era una oportunidad de tocar el cielo. Le gustaba tanto que estaba contemplando la posibilidad de que esto no fuera sólo sexo.
La primera vez lo vivió como un auténtico homenaje a su cuerpo. Y el tipo era la puñetera encarnación de Satán. Hablando con su amiga Gema, lo había calificado como “el puto dios del sexo”.
—Mayra, las divinidades del sexo no son dioses, sino auténticos diablos, bonita —le explicó su amiga, entre carcajadas, elevando la mirada al cielo.
—Entonces deberías mirar al suelo, capulla. Está más que demostrado que el infierno está bajo tierra. Y en el cielo está el paraíso —aclaró Mayra, muerta de la risa.
Ella, Gema, su única amiga, la que había estado con ella en momentos tan duros, pero también la mujer con quien salía, bebía, lloraba y reía, le había animado a aceptar la propuesta de Javi.
—No sé, tía —le había preguntado, temerosa—. La verdad es que… yo creo que… hum… además de la cena…
—Además de la cena, ¿qué? —interrumpió Gema.
—Pues que habrá algo parecido a una orgía, esa noche. —Mayra parecía muy segura. O más bien insegura.
—Vamos a ver, niña. ¿No me habías dicho que confías en él? ¿No dijiste que harías lo que te propusiera, porque sabes que lo único que busca es tu bienestar y tu satisfacción personal? —Su amiga le cogió las dos manos, con idea de trasmitirle seguridad.
—Sí, te lo dije. Pero es que… —A Mayra se le terminaban las excusas.
—¡ES QUE POLLAS! —le cortó su amiga—. Hace varios meses que estás viva. Llena de alegría y ganas de disfrutar. Ni siquiera vale la excusa de tu hermano, pues ha estado tan ocupado que no se ha acordado de invitarte a su casa.
—No seas injusta, Gema. Mi hermano tiene su vida y…
—¡Y hostias! —sentenció.
—Mira que hablas mal, joía —se rio al fin Mayra.
—Y tú. ¡No me jodas! Si tú hablas mal hasta cuando estás pensando. Jajajajaja…
Lo cierto es que Gema la conocía muy bien. Y no entendía a qué venían ahora estas dudas, cuando ella lo tenía claro. Ya le había dado el sí a Javi.
El caso es que no recordaba bien el momento en que lo hizo, pero así lo había llamado él: “dar el sí”. A ella le parecía como un matrimonio, pero aquel maravilloso hombre le había recordado el significado de esta expresión:
—No te engañes, preciosa. Yo no te pediré matrimonio jamás. Me empeñé en ganar tu confianza poco a poco, desde el primer momento en que te llevé a mi casa. Y conseguiré que seas mía, por propia voluntad. Eso es mucho más que ser mi esposa: es ser mi hembra.
Y aunque sólo hacía unos pocos meses que lo conocía, ella se había colgado de él.
Mayra volvió a la realidad, dejando atrás los nervios y las dudas. Se colocó frente a la puerta y adelantó la mano para tocar el timbre. Pero entonces la puerta se abrió.
Un Javier guapísimo, vestido con un traje azul marino y una corbata celeste, había abierto la puerta y, con la actitud dominante que le caracterizaba, la atrajo hacia él y frenó justo a un centímetro de su boca.
—Shhhhh… No hables, no digas nada. Sólo bésame.
Pero fue él quien atrapó sus labios en un dulce y firme beso, transportándola al instante a lugares donde sólo él sabía llevarla.
Siempre ocurría igual: Javi llegaba, le hablaba y la tocaba, e inmediatamente se apoderaba de su voluntad.
Desde las primeras veces pensó que era maravilloso, pues aquella era una sensación que Mayra nunca había conocido. Poco a poco, el trato de Javi la había dejado totalmente enganchada.
—Cuidado, Mayra —le había advertido Gema—. Dicen que la sumisión crea adicción.
—Pero yo no soy sumisa. Ni tampoco adicta. —Mayra se justificaba por una postura de la cual no estaba totalmente segura.
—Si no eres su sumisa, ¿por qué permites que te llame “mi hembra”? ¿Por qué le das el papel de “tu hombre”, “tu macho”? —había insistido su amiga.
—No es una cuestión de sumisión y no lo considero “mi macho”. Es algo diferente. Tú no sientes lo que yo siento, de modo que no puedes comprenderlo.
Y volvió de nuevo a hacerlo: encerrarse en sí misma. Cuando no conseguía llegar a los demás, si sentía que no era comprendida, se envolvía en aquella capa de protección, para no sentirse dañada.
—Vale. No lo entiendo. Pues explícamelo. —Mayra mantuvo su boca cerrada—. Soy yo: Gema, tu amiga. Conmigo no necesitas encerrarte, porque nunca te dañaré. —No conseguía llegar a ella—. Quiero comprenderlo, Mayra. Te escucho.
Mayra se tapó la cara con las dos manos. No lloraba: sólo necesitaba pensar. Ordenar ideas. Gema solía comprenderla; y si no lo hacía, al menos no la juzgaba. Gema era su amiga, su niña, su par. A ella podía decírselo.
—Javi me llama “mi hembra” porque es mucho más que mujer. Es más que chica, zorra, señora, dama o puta. —Necesitaba parar y coger aire.
Gema seguía mirándola fijamente. Nada que hiciera pensar que tenía pensamientos negativos hacia lo que estaba escuchando.
—Sigue. Te estoy escuchando. —La animó.
—Hembra huele a mí: huele más que una princesa, una reina o una señora. Es más real que cualquier otro tipo de mujer, porque hembra es animal.
De nuevo, parada para respirar. Sonrió a su amiga y concluyó:
—Javi me llama hembra. Y me gusta.
Gema también sonrió.
—También me gusta. ¿Sabes? Se te ve feliz.
La había comprendido. O aceptado.
Y ahora, al llegar a la mansión de Javi, Mayra volvía a ser su hembra. Sólo con este beso, con esta bienvenida, podría haberse perdido entre sus manos y su cuerpo. Se sentía tan confiada como si sólo él pudiera acogerla con aquella sensación de hogar. No importaba dónde se encontrara, eso era lo de menos; estando con él, se hallaba en casa.
—Vamos, nena; eres la última en llegar —dijo él, sonriendo. Dejó la punta de la lengua entre los dientes, como a ella le gustaba. Siempre mantenía aquel gesto que la había hecho volverse loca de pasión en más de una ocasión.
—Tu boca me vuelve loca, Javi. Lo sabes —le susurró al oído.
—Claro que lo sé. Mi boca, mi lengua, mi sonrisa… Que te mande callar, que te llame “mi hembra”, que te domine… —Acercó la boca a su cuello y lamió justo debajo de su oreja. Luego sopló. A Mayra, aquellos gestos tan íntimos e inesperados la llevaban al séptimo cielo. O, como le había dicho a Gema, al infierno—. Lo dicho: entremos.
Una vez en el vestíbulo, Javi le quitó el abrigo muy despacio. Hizo resbalar las mangas por los brazos de la chica y tardó más de la cuenta en apartar la prenda. Cuando finalmente dejó a la vista el precioso vestido rojo que Mayra había elegido, la cara de él lo decía todo: le agradaba.
Se retiró sonriendo, colocó el abrigo en una percha y ésta, en el armario del vestíbulo. Muy despacio, se acercó de nuevo a su chica, para tocar sus brazos, a través de la abertura en forma de enorme ojal que tenía cada manga del precioso vestido de seda. Luego, dirigió su mano hasta el escote, bordeándolo con su dedo índice, contorneando el cuello en uve, y acariciando la puntilla del sujetador de encaje que se había puesto para la ocasión. Cruce de sonrisas y se separó de nuevo.
A Mayra le gustaba ese juego de atadura elástica, por el cual Javi se acercaba a ella y sólo tocaba una parte de su cuerpo con un dedo, o acariciaba y retiraba la mano. A veces lamía o besaba, pero suave y rápidamente. Ella notaba cómo el calor más ardiente de sus entrañas se extendía en dos ramificaciones perfectas. Por un lado, ascendía a lo largo de su columna vertebral, estallando en el interior de sus pezones. Por otro, descendía hasta el mismo centro de su sexo, haciéndole casi siempre mojar sus braguitas. Era una sensación inmensa e intensa que le llenaba por completo.
—¿Estás lista? —preguntó Javi, cogiéndola por la cintura.
—Si me llevas tú, estoy lista. —Toda la seguridad y determinación la envolvieron en aquel momento.
—Me gusta, mi hembra. Te juro que no te arrepentirás.
Besó mi frente y entramos en el gran salón.

©Mary Ann Geeby

Derechos de autor.

jueves, 28 de diciembre de 2017

BIOGRAFÍA de Mary Ann Geeby


BIOGRAFÍA 

DE 

MARY ANN 

GEEBY


Nací el 8 de mayo de 1965 y, como casi todo el mundo, comencé a escribir y leer en el cole. De niña leía a los clásicos, que me compraba mi padre. Los textos escritos carecían de calidad, pero nunca nadie me enseñó a hacerlo bien. Mi hermana sí era buena escritora, así que le dejé a ella ese papel y yo lo abandoné por completo.
En el instituto fui obligada a leer una serie de libros que no me atrapaban, pero desafortunadamente no había profes que nos inculcaran el amor por la lectura o la historia. Por ello, acabé mi carrera estudiando lo justo para aprobar.
Afortunadamente acabé de estudiar y comencé a leer. Y a aprender.
Comencé a escribir en el verano de 2013, cuando mi vida había dado demasiados tumbos y me faltaban ilusiones. Explicaba a mi hermana que yo “no diría así” las cosas que leía en las novelas, cuando ella me propuso:
—Pues escribe, Mery. Dinos cómo lo dirías tú.
Aquel verano escribí “Ya no somos tan jóvenes”, aunque la registré y la guardé. Durante 2014 me entró el veneno de publicarla, aunque sólo fuera para mí. Hice una 1ª edición en papel y la distribuí por completo. Más tarde, con la ayuda de Álex García y su mujer, la publiqué en amazon.
Durante 2014 y 2015 escribí y publiqué varios relatos en mi blog, http://sientoyvivoluegoescribo.blogspot.com.es/ y en diciembre de 2015 lo publiqué en amazon, con el título “Relatos íntimos de Mary Ann Geeby”.
En diciembre de 2016 hice mi presentación al público, mostrando al fin mi cara en las redes sociales.
Casi dos años me llevó escribir “¿Quién diablos es Jorge?”, protagonizada por un personaje secundario de la primera novela, que merecía tener su propia historia. La presenté en Barcelona, por St Jordi en 2017.
Actualmente me encuentro preparando la novela “Una Gema sin pulir”, que espero acabar y publicar en 2018.
En mi blog publico habitualmente reseñas de los libros que leo y entrevistas a sus autores. También publico relatos o textos que escribo, frases y noticias, fotos o algún vídeo.
Estoy diariamente en las redes sociales, principalmente en Facebook y Twitter.


miércoles, 27 de diciembre de 2017

Reseña sobre MARY ANN GEEBY, por Jose Francisco Sastre García.

Os dejo la reseña que hizo Jose sobre mí, el 16 de julio de 2016. Si quieres ver el original, entrad en su blog.
MARY ANN GEEBY

José Francisco Sastre García

            En esta ocasión entramos en un terreno un tanto espinoso: nos encontramos con una escritora que trabaja con el género erótico, un género que se presta a múltiples interpretaciones, a cual más escabrosa, según la forma de relatarlo y la manera de leerlo…
            En Mary Ann tenemos un ejemplo de cómo hacer las cosas para procurar mantenernos en la línea y no cruzarla, o al menos no en exceso, buscando una redacción directa y sencilla, procurando que el erotismo no se convierta en pornografía vulgar, dando a su obra un tono en el que se van solapando diferentes estilos y géneros, conformando historias como Ya no Somos tan Jóvenes, en las que el protagonismo no se queda meramente en la lujuria y el deseo, sino que se traslada también al romanticismo, quebrando, como ya hemos dicho, la línea de la vulgaridad y mostrado una trama en la que los personajes, tan complejos como en la vida real, tienen una historia que contar.
            De lectura fácil y que introduce de inmediato en las páginas, la fluidez a la hora de plasmar la narración hace que estas novelas acaben siendo leídas de un tirón. En suma, una lectura recomendable.

            Para quien quiera conocer un poco mejor a Mary Ann, puede acceder al siguiente enlace:

viernes, 15 de diciembre de 2017

BAJO EL PUENTE DE LOS VIENTOS, de José De La Rosa

SOBRE LA NOVELA:

Puedes adquirir BAJO EL PUENTE DE LOS VIENTOS, de José De La Rosa, en este enlace de amazon. NOVELA FINALISTA DEL PREMIO LITERARIO AMAZON 2017.

Sinopsis que aparece en Amazon:
¿Qué más podía pedirle a la vida? ¿Qué podía salir mal a partir de ahora? Podía desear lo único que me faltaba: auténtico y verdadero amor. Temblar de amor. Reír de amor. Sufrir de amor. Año de 1785. La joven Isabel de Velasco es arrastrada a Francia para satisfacer los planes que su tía Margot tiene para ella. Pero no ha contado con que Isabel es rebelde, decidida y poco dada a los convencionalismos pese a su juventud y posición social. Y menos aún que una extranjera en Francia, destinada a acompañar a la Reina, se enamore de un simple médico rural, Ethan Laserre, que además abraza ideas revolucionarias. Dos mundos antagónicos que se enfrentan. Uno que agoniza, donde Isabel es el centro de la sociedad, y otro que nace con fuerza y donde Ethan es uno de sus impulsores. Y en medio el amor de un hombre y una mujer que deben elegir entre lo que son y lo que desean ser envueltos en los sangrientos vaivenes de la Revolución Francesa. Bajo el Puente de los Vientos cuenta una historia de amor y de revolución a lo largo de diez años, donde la vida no vale nada y la pasión es la única guía.

ACERCÁNDONOS A JOSÉ DE LA ROSA:

José de la Rosa es un conocido autor, miembro de la Romance Writers of America, que ha obtenido, entre otros, el Premio Titania de Novela.

Facebook: José de la Rosa
Twitter: @JosdelaRosav 
Instagram: @Josedelarosa  
Blog: Doce Razones


1.                       ¿Quién es José De La Rosa?
Buena pregunta si supiera responderla…jajaja. Me temo que sigo indagando sobre ella, así que te contesto mejor quién me gustaría ser: un tipo que aprende día a día, que intenta entender que lo importante va por encima de lo urgente y que entiende que hay que sembrar con los demás, por el simple hecho de que es agradable, sin esperar los frutos.

2.                       ¿Naciste escritor o te hiciste? ¿Desde cuándo escribes y por qué?
Me hice, porque esto es una profesión y como tal hay que aprenderla. Podemos tener buenas ideas, talento para narrar, pero si no conocemos el oficio, si no nos formamos, es complicado que lleguen a buen puerto.
Escribo desde que recuerdo. Antes lo hacía para mí y ahora… también para mí y compartiéndolo con los demás. En verdad es una necesidad. Hay personas que para ordenar su mente necesitan un par de conversaciones. Yo necesito transcribir una historia de 400 páginas. En verdad podría ser un antídoto contra la locura.

3.                       Háblanos de tus publicaciones y dinos en qué género las enmarcas.
Tengo una buena lista de títulos que puedes ver en mi blog docerazones.blogspot.com. La mayoría de ellos los he publicado con Harper Collins y con Titania. Ahora también con Amazon.
Me siento cómodo escribiendo novela romántica. Me parece un género lleno de retos, complicado y con lectoras que saben muy bien lo que quieren.
   Yo he leído tres de ellas. Puedo deciros que me enamoré en todas y cada una. A saber:
-   Gigoló.
-   Todas las estrellas son para ti.
-   Bajo el puente de los vientos.

4.                       Como lector, cuéntanos tus preferencias.
TODAS. Me siento lector antes que escritor, y lo devoro todo: novela, ensayo, consulta… lo normal es que cuando llevo varias novelas de un mismo género leídas sienta la necesidad de cambiar de registro.

5.                       ¿Qué te gustaría contarnos, que no te he preguntado?
BAJO EL PUENTE DE LOS VIENTOS es una novela muy especial para mí. Surgió de la necesidad de contar la Revolución. Es un periodo histórico que me fascina. Se subvirtió el orden social. Fueron unos años donde despareció la seguridad (algo tan importante hoy para nosotros), y donde los sueños podían hacerse realidad. La mezcla de estas dos ideas tan antagónicas son el germen de esta historia: enfrentar a quien lo perderá todo con quien al fin puede construir sus sueños, y meter el amor por medio. Espero que te guste.


MI OPINIÓN:

Como mucha gente sabe, nunca fui amante de la Historia, por lo que siempre me resultó difícil leer novela histórica. Ya de grandota (mayor no, que aún no soy… 😊) preferí leer novelas que estén contextualizadas en la época actual, siendo pocas las históricas que han caído en mis manos, y siempre por alguna razón específica.
En esta ocasión, había dos razones esenciales:
1ª – La novela es de José De La Rosa. Desde que hace un par de años lo descubriera, por sugerencia de Álex García, ya es la tercera novela suya que leo. Y me sigue encantando.
2ª – Era finalista del premio indie amazon. Tenía que ser buena.
Y me alegro, porque ambas razones tuvieron suficiente peso y consistencia: di en el blanco.
No estaba muy puesta en la Revolución francesa, pero el autor lo pone muy fácil. Además, una de las mayores razones que aporto a mis peques para leer, es aprender mucho. Y yo lo hice: no me refiero tanto a la guillotina, o al despilfarro de la monarquía y la sublevación de la plebe. Hablo por ejemplo del papel de las mujeres, de lo poco que evolucionó en algunos casos y de cómo ha habido personas que sufren injusticias, se trate de la época que sea.
Cuando hablo del contexto en el que se desarrolla una novela, suelo destacar como siempre si el autor está bien documentado. Esto es mucho más claro cuando se trata de histórica, evidentemente. Pues bien: en el caso de esta novela, no sólo es que José conoce la época de la que está escribiendo; yo creo que la adora. A todos los lectores nos ha ido poniendo en situación a través de los posts de Facebook; unos cargados de humor, otros de ironía, todos de conocimiento. Por supuesto, en la propia novela explica causas, consecuencias de los hechos, haciendo mucho más sencillo comprender un proceso tan complejo y decisivo en todo el país y en el mundo.
Sobre el estilo, no aporto demasiado. Como ya he dicho, ya conocía el modo de escribir de José, y me gustaba mucho. Quizá se podría decir que se nota que es un tema que le gusta, pues transmite ese gusto en la propia narración. Además, es muy correcto escribiendo. Curiosamente, esta novela es autopublicada, por lo que no cuenta con los correctores que suelen ofrecer las editoriales. Con todo, apenas se encuentran errores, por lo que felicito a José y a sus “lectores cero”.
En cuanto a los personajes, evidentemente en BAJO EL PUENTE DE LOS VIENTOS, aparecen algunos reales y otros ficticios. Curiosamente estos últimos tienen más peso en el desarrollo de la narración. Pero no sólo porque protagonicen la novela, sino porque simbolizan las diferentes clases sociales, los partidos políticos, las costumbres y normas de una época y un lugar, aclarándonos y mostrándonos cómo se vivía y las razones de la propia revolución.
De todos modos, yo siempre me engancho a los protagonistas de una buena novela romántica; y esta, lo es. Por esa razón viví con Isabel y Ethan, como siempre lo hago: sufriendo con ellos, hablándoles, escondiéndome y disfrutando. Odié a la suegra de Isabel, aunque también a su tía. Amé a Don Fernando, a pesar de todo. A mi juicio, lo más destacable es que los ficticios son “personajes auténticos”.

Se la recomiendo a todo aquel a quien le guste leer, así, sin etiquetas. Leer por disfrute es la segunda (y no menos importante) razón que doy a mis peques, para que lo hagan; y yo disfruté como una enana. Como novela histórica, por supuesto, ya he dicho que explica una época y lugar concretos, con gran lujo de detalles; esta sería la razón por la que la recomiendo a los amantes de dicho género. A quien le guste aprender, pues te muestra la realidad de la que he hablado; por ello, a quien quiera saber, investigar y aprender. También a los amantes de la romántica y la erótica: son varias las relaciones de amor y los momentos íntimos relatados en la misma; todos ellos, con mucho gusto. Y a todo aquel que disfrute de una buena lectura.

miércoles, 13 de diciembre de 2017

MASTURBACIÓN (Mary Ann Geeby)


Desperté como cada día, imaginándote en mi entrepierna. Donde querías dormir, donde deseo tenerte.
Acerqué mi mano a tu cabeza, para acariciar tu pelo, imaginando que estabas, pero era sólo mi sexo.
Necesité separar mis piernas, arquear la espalda, y meter mis dedos. Ahí te encanta entrar, donde te sientes en casa. Introduje mis dedos entre mis labios y resbalaron hacia el interior.
Ardía. Estaba caliente. Tan caliente como desearías tocarlo.
Mojado. Tan húmedo como te gustaría degustarlo.
Traje mis dedos a la boca. Los lamí con desespero. Hummm… mi coño salado. Salado, cálido y espeso, como tú querrías saborearlo.

Y olerlos. Te encantaría olerlos. Notar mi aroma a hembra en celo, como morirías por olfatearlo.
Tu ausencia abrasaba y debí continuar tocándome y retorciéndome. Necesitaba sentirte, notar tu peso y volumen, tu cuerpo frotándose con el mío, tus manos recorriéndome por completo, tu boca devorándome. Sentí tus dientes mordiéndome, tus labios absorbiéndome, tu lengua lamiéndome.
Y finalmente grité al correrme, al derramarme en ti, al empapar mi mano.
Y mis pezones estaban duros al correrme. Justo como me habías advertido. 

martes, 12 de diciembre de 2017

LA ESENCIA, de ALEX GARCÍA.

SOBRE LA NOVELA:

Puedes adquirir la novela en digital o en papel, en este enlace de amazon 
Y también en la librería LIBROS PARAÍSO ROMÁNTICO, de Cádiz. En ese caso, te lo envían dedicado y firmado por Álex García.

Sinopsis:

Susana ha dedicado tanto esfuerzo a solucionar la vida de las personas de su entorno, que se olvidó de la suya durante demasiado tiempo. Pero eso va a cambiar en el momento más inesperado y de la manera más extraordinaria. Ni en sus mejores sueños habría imaginado que la visita al magnate sin escrúpulos Samuel H. Thomas cambiaría su existencia para siempre.
Su desastrosa trayectoria sentimental, sus hábitos y hasta la mayoría de sus convicciones darán un vuelco durante el examen al que se someterá su vida en la búsqueda de la esencia.
En el momento de escribir esta publicación, tenía 45 opiniones, consiguiendo un 4,5 sobre 5 estrellas, en amazon.
Sé por el propio autor que tuvo buenas ventas. No es subjetivo decir que ES UNA BUENA NOVELA.


ACERCÁNDONOS A ÁLEX GARCÍA:

Conozco a Álex García desde el año 2015. Acababa de caer en las redes de los Malditos y me había comprado “Amor bajo sospecha” en papel. Él inició un viaje por España, para conocer a sus lectoras, supe que estaría en Santander y ahí que “me pegué” yo.
Desde el principio surgió la conexión que nos llevó a que me ofreciera ser lectora beta de sus novelas. Y comenzamos a discutir.
Sí, has leído bien: a discutir. Las sesiones de revisión de sus textos se basan en eso: discusiones. Sé que parecerá raro, pero en realidad es la manera más efectiva de trabajar sobre un tema; de hecho, piensa que, si todo fuera bálsamo, la cosa no fluiría.
Hace tiempo que publicó su última novela, “Sueña conmigo, Peter Pan”, aunque nos hemos enterado de que está escribiendo con otro pseudónimo. Puede que pronto leamos algo de él, aun sin saberlo.

Si quieres saber más cosas de Álex, búscalo en
Amazon: Alex García 
Facebook: AlexGarcía y La Tropa 
Twitter: @AlexGarciaBooks 
También podéis escuchar la entrevista que “nos hicimos” en el programa LA HORA ROMÁNTICA, de Cecilia Pérez, la administradora de las Divinas Lectoras.

MI OPINIÓN:
Por alguna razón que no recuerdo, no escribí mi opinión o reseña en “El escritorio del búho”, cuando acabé de leer esta novela. Tampoco aparecía, por tanto, en mi propio blog. Pero como casi todo el mundo sabe, es mi novela favorita. Por tanto, no puedo alegar objetividad en las palabras que aparecen a continuación.

(Opinión que colgué en Amazon el 17 de mayo de 2015 y que titulé)
“Esencia en estado puro”
Tengo que confesar que comencé a leer la esencia por varios motivos. En primer lugar porque había leído todos los libros de Álex. Había observado el crecimiento como autor y me gustaba. También porque fui invitada a participar en dicho proyecto, lo cual fue un verdadero honor, para mí. Me ha parecido una novela muy bien escrita, cuidada, tanto a nivel estructural como de contenido.
Estructuralmente me gustan los diálogos. Me atrapaban de tal modo que en ocasiones me daban ganas de responder a mí... Pero creo que me gustan tanto o más las descripciones de lugares, situaciones y personajes. Leer un párrafo sobre una persona, sus gestos, sus movimientos, sus sentimientos, y llegar a "sentirlos" en primera persona es algo que pocas veces me había sucedido. Leyendo "La Esencia", he reído a carcajadas, he llorado, he pensado y he meditado...
Sobre la temática, la calificaría como "diferente", pues habría que encontrar un término que fusionara la romántica, erótica, ciencia-ficción, intriga... Es sobre todo una historia de sentimientos, lo cual hace que nos sintamos identificadas con un personaje femenino, curiosamente escrito por un hombre. Es una historia de amor por encima del tiempo y del espacio, que da una auténtica lección a las historias del siglo XXI. También es una historia de ciencia-ficción, luego no deja el romance colgado en un momento sin importancia, sino que lo inserta en un contexto que te atrapa. La intriga te hace estar todo el tiempo pendiente de lo que ocurrirá. Por un lado, queriendo desentrañar el resultado de la misma historia; por otro, queriendo conocer y asumir la naturaleza de un protagonista que llena la misma.
En cuanto a los personajes, los principales tienen una fuerza y un poder que te atrapan y conducen por lugares y tiempos desconocidos. Los secundarios son también fuertes, grandes... Tanto Rosa como Santi merecerían su propia novela. Otros secundarios, menos decisivos en la trama hacen que te prendes de ellos. También los lugares son maravillosos, no sólo por la belleza física, sino por las situaciones vividas en ellos. Descripciones de lugares y hechos muy detalladas, que te llevan a sentir lo que se cuenta en ellas.

En definitiva, creo que es evidente que es uno de los libros que más me han gustado de cuantos he leído. Y confieso que han sido muchos. En mi humilde opinión, el mejor que ha escrito Álex García, de cuantos he leído. Y espero leer más, pronto. Gracias Álex por hacernos sentir todas estas cosas.

Gracias, Álex García.